Cerrar Publicidad (10s)

Su nombre es Aedes vittatus. Es famoso por una sencilla y peligrosa razón. Su picadura puede transmitir virus como la fiebre amarilla, el dengue y el zika.  

Está presente en latitudes tan variadas como Argelia,en el norte de África; Francia, en la Europa occidental; Kenia, en la África subsahariana; y Vietnam, en el sudeste asiático. Pero hasta hace poco, no había registros de su existencia en el continente americano.

Imagen: Anakkathil Sudeep
Imagen: Anakkathil Sudeep

Todo eso cambió en 2019. Fue en octubre de ese año cuando el entomólogo español Pedro Alarcón-Elbal hizo el inédito hallazgo. Junto a sus colegas, encontraron al Aedes vittatus en suelo americano. República Dominicana fue el país escogido por el mosquito.

Pero el tema no queda ahí. Pues a las investigaciones de su presencia en territorio dominicano, se suma al descubrimiento en 2020 del mismo insecto en la Base Naval de Guantánamo en Cuba. Esta vez fueron científicos estadounidenses quienes realizaron el hallazgo.

Un riesgo para la salud 

Indudablemente, el arribo del Aedes vittatus encendió las alarmas en la comunidad científica. Y es que, tal como señaló el investigador Alarcón-Elbal a BBC, “aunque la capacidad vectorial del Ae. vittatus no está estudiada en profundidad, se sabe que dentro de su área de distribución nativa desempeña un papel importante en el mantenimiento y la transmisión de diversos virus como el de la fiebre amarilla, el dengue, el chikungunya y el Zika".

De acuerdo con el Programa Mundial de Mosquitos,  cerca de 700 millones de personas contraen enfermedades a través del contacto con mosquitos al año. A su vez, las patologías transmitidas por esta vía provocan anualmente alrededor de un millón muertes.

Cargando más noticias...