Cerrar Publicidad (10s)

El Servicio Agrícola Ganadero (SAG) de la Región del Biobío devolvió tres ejemplares de lechuzas Tyto alba a su entorno natural, el bosque nativo de Mulchén.

Vecinos de la zona encontraron a las aves en una antigua construcción de la comuna. Tras notificar al SAG del asunto, profesionales del Servicio acudieron al lugar.

Ahí, los funcionarios decidieron trasladar las lechuzas al Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de la Universidad de Concepción, sede Chillán. Esto se debió a que se constató que éstas no podían volar.

En dicho centro, las aves permanecieron en observación una semana, hasta que, felizmente, se recuperaron. “Durante el periodo de observación las aves permanecieron en jaulas de prueba de vuelo y de caza, donde se pudo constatar que estaban aptas para retornar a su medio natural”, comentó al respecto Iván Ramírez Delpín, director regional del Servicio Agrícola Ganadero.

De esta manera, gracias a la oportuna denuncia de la ciudadanía, las lechuzas pudieron regresar al lugar al que pertenecen en óptimas condiciones.

Por su parte, el Seremi de Agricultura, Francisco Lagos, recalcó que “la fauna silvestre tiene un rol fundamental en el equilibrio ecológico del medio ambiente y es benéfica para agricultura, por lo que es importante no mantener especies de aves y animales silvestres en cautiverio sin autorización del Servicio Agrícola y Ganadero”.

Cabe mencionar que esta especie en particular se considera protegida dentro de la Ley de Caza.

Cargando más noticias...