Cerrar Publicidad (10s)

Clasificó al Mundial de España 82’ con la valla invicta. Fue doble vicecampeón de América. Como D.T, cimentó la llegada de la U de Conce al profesionalismo. Y hasta llegó a ser concejal de Chiguayante. Es la historia de Mario “Gato” Osbén, quien apenas ayer dejó este mundo, pero su nombre vivirá por siempre en la historia grande del fútbol chileno.

El recientemente fallecido Mario “Gato” Osbén goza de un sitial de honor incuestionable dentro de la vasta tradición del fútbol chileno. Y es que pocos arqueros nacionales han conseguido lo que él en sus 22 años de carrera.

Sus inicios

Su aventura futbolística comenzó en Deportes Concepción. Con solo 20 años hizo su debut profesional en el año 1970. Luego de estar a préstamo en Ñublense y Lota Schwager, y tras un segundo periodo en el cuadro lila, el apodado “Gato” dio el salto a Unión Española.

Con los hispanos, Osbén se consagró campeón de Primera División en el año 1977. Tres años después de dicho logro, llegó a Colo Colo. Con el Cacique, conquistó el Campeonato Nacional en dos ocasiones, en 1981 y 1983. Y, del mismo modo, el “Gato” ganó la Copa Chile en 1981 y 1982. Para el año 1986, Osbén arribó a Cobreloa. En ese club supo nuevamente gritar campeón del fútbol chileno, esta vez en el año 1988.

Primeros grandes pasos en La Roja

Pese a ser convocado tempranamente en 1972, Mario Osbén debió esperar para poder hacer su debut con la selección absoluta chilena. La Copa Juan Pinto Durán 1979 fue el escenario; y Uruguay, el rival. Aquel 11 de julio de 1979 será recordado como el primero de los 36 partidos oficiales en que defendió la portería chilena.  

Ese mismo año, con apenas dos partidos a cuestas, el “Gato” llegó a la Copa América con la responsabilidad de reemplazar al experimentado Adolfo Nef, portero titular de Chile en el Mundial de 1974 y la Copa América 1975. 

En el certamen continental, Osbén correspondió con sólidas actuaciones la confianza que depositó en él Luis Santibáñez. Junto a figuras de la talla de Carlos Caszely y Elías Figueroa, el “Gato” llevó a Chile a la instancia final de la copa. Ahí, igualada la serie, y tras el partido de desempate, La Roja perdió la oportunidad de ser campeón debido a que la diferencia de gol favorecía a Paraguay.  

Mundial del 82’ y el récord

Sin duda, las clasificatorias para la Copa del Mundo de 1982 fueron el momento en que más brilló. Corría el año 1981. Ecuador y Paraguay eran los rivales de Chile, de cara a hacerse con un cupo para el mundial de España. En esa gloriosa campaña, en la que La Roja no conoció la derrota, se gestó el quizá más grande hito de la carrera de Osbén. El “Gato” mantuvo su valla invicta durante los cuatro partidos.

En el mundial de España, Osbén disputó los tres partidos de la fase de grupos. Tras jugar contra Austria, Alemania Federal y Argelia, La Roja se despidió en primera ronda de la cita mundialista.

Luego de ese mundial, con el paso del tiempo, Mario Osbén fue perdiendo la titularidad en el arco chileno. Un joven Roberto Rojas venía mostrando buenas actuaciones. Aun así, el “Gato” pudo formar parte del plantel que consiguió un segundo vicecampeonato de América en 1987. Se le llevó como segundo portero, detrás de su discípulo Cóndor Rojas, con quien coincidió en Colo Colo entre los años 1982 y 1985.

Después del fútbol

Una vez retirado del fútbol, Mario Osbén decidió probar suerte como entrenador. Es así como en 1997 consiguió hacer de la Universidad de Concepción un club profesional. En el año 1996, Osbén reemplazó a Luis Vera Avendaño como técnico del Campanil. Con el "Gato" al mando, la UdeC obtuvo el subcampeonato de Tercera División, y un año más tarde, el equipo universitario ascendió a la Primera B, tras obtener el título de campeón de Tercera División 1997.

Al respecto, el ex portero señaló en una entrevista con la Revista Triunfo en 2005: “Nosotros lo subimos (a la UdeC) al fútbol profesional y pasamos a formar parte de la historia del club. Realmente fue un honor para mí conseguir ese logro”.

Años más tarde, lejos del rol de director técnico, Osbén incursionó en la política. En su natal Chiguayante, el apodado “Gato” por sus increíbles reflejos, fue electo concejal de dicha comuna, para los periodos 2004-2008 y 2012-2016.

Sobre aquella experiencia, el ex guardavalla comentó en la misma entrevista de 2005 que aquella era una experiencia grata para él, porque le permitía estar cerca de la gente y aprender. “Me gusta. He aprendido bastante. Y aunque no tenga vocación de político, me he ido alimentando al estar cerca de la gente”, señaló.

Indudablemente, la figura de Mario “Gato” Osbén prevalecerá por siempre, tanto en la memoria colectiva, como en la historia grande del fútbol de nuestro país.

Para esta y otras noticias, únete gratis a nuestro canal de Telegram

Cargando más noticias...