Cerrar Publicidad (10s)

El Starship SN9, nuevo prototipo del cohete SpaceX tuvo una falla y terminó explotando al aterrizar. El objetivo era que la nave espacial ascendiera 12,5 kilómetros de altura y aterrizara de buena forma. Sin embargo, el cohete solo alcanzó los 10 kilómetros y al momento de descender terminó explotando.

Eso sí, la nave logró hacer unas maniobras de prueba en posición horizontal, llamadas “Belly flop”. Mientras que, la autorización del cohete estuvo a cargo de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos.

También puedes leer: Ricardo Maccioni, el científico chileno que va por el premio Nobel de Medicina 2021

En un registro audiovisual se evidenció que al momento de volver a su posición original, la nave no pudo controlar el ángulo ni la rapidez y aterrizó bajo un gran estruendo y llamas de color naranja.

Esta es la segunda falla que se da con un prototipo de SpaceX, todo esto en menos de dos meses. Cuando el SN8 no logró aterrizar de buena forma terminando en una explosión.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram, entrando en el siguiente enlace https://bit.ly/3sH0Xjd

Cargando más noticias...