Cerrar Publicidad (10s)

En el marco de la segunda etapa del estudio “Cuidemos a Nuestro Niños” reveló un 74% de reactividad emocional de niñas y niños frente a la pandemia. La investigación confirmó un alza en síntomas de depresión infantil, acompañado de cambios de humor esporádicos que los vuelve más agresivos.

El confinamiento por la pandemia posibilitó la alteración psicológica de las personas. En tanto, los niños y niñas presentan mayores cambios ante la abrupta rotura de su rutina.

En el primer estudio se precisó una mayor desobediencia de parte de los menores, así como también un creciente temor al virus en general. Por su parte, la segunda etapa del estudio informó una intensificación de lo anteriormente registrado.

El estudio lo lideró la psiquiatra Pilar Del Río, de la Clínica MEDS. Igualmente, contó con la participación de un equipo de psicólogos y psiquiatras, además de académicos e investigadores de distintas organizaciones. El objetivo: conocer en profundidad los efectos de la pandemia en niños entres los 1 y 11 años en los meses de julio y septiembre de 2020.

“En esta segunda etapa del estudio pudimos ver que los aspectos cognitivos, de atención y concentración y psicomotores no cambiaron, pero los aspectos anímicos y biológicos sí cambiaron y aumentó mucho ese tipo de sintomatología”, detalló la líder del proyecto.

Factores que inciden

La experta puntualizó que la duración de las cuarentenas es un factor clave en el estado de los infantes. “Lo que más llama la atención es el nivel de soledad que los niños tienen y que son las niñas las más afectadas por la pandemia y las cuarentenas”, manifestó la psiquiatra.

De la investigación se desprende que un 46% de los adultos consultados consideran que la pandemia afectó a sus hijos. De igual modo, un 79% de los encuestados afirmaron sentir mayores exigencias de parte de los infantes.

La especialista en psiquiatría indicó que el estudio no tiene relación con la libertad de circulación, sino que el cambio de vida en general sería la causa de los resultados.

“Es un hecho que esta pandemia ha afectado la salud mental, tanto de los niños como de los adultos. Lo que tenemos es que han aumentado los síntomas depresivos”, sostuvo la mujer tras la investigación.

Recalcó que los cambios de humor súbitos, desgano, fatiga, irritabilidad, tristeza sin razón y síntomas somáticos aumentaron según evolucionaba la pandemia.

Cifras alarmantes

En datos, se contempló que un 74% de los niños mostró mayor reactividad emocional, un 51% se manifestó mas desafiante, un 32% se comportó mas violento, un 19% presenta mayor dificultad para adaptarse al ambiente y un 35% experimento conductas agresivas.

Pilar Del Río mencionó que la pandemia afectó a la paciencia de los adultos de igual manera. “Cuando el niño presente alguna de las conductas descritas es necesario bajar el tono de voz, ponerse a la altura del niño, mirarlo a los ojos y calmarlo validando sus emociones y no coartando la emoción con un no llores, por ejemplo", explicó.

“Nosotros pensábamos que los niños iban a ser capaces de adaptarse a esta nueva normalidad y que iban a ir desarrollando una mayor autonomía. Eso no es lo que nos muestra el estudio”, aclaró.

La doctora llamó a los adultos a observar con atención el comportamiento de los menores, ya sea por dolores físicos o cambios de humor, ya que, según declaró, esto se podría mantener hasta alcanzar una estabilidad como sanitaria.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram, entrando en el siguiente enlace https://bit.ly/3sH0Xjd

Cargando más noticias...