Cerrar Publicidad (10s)

En los últimos días se han dado a conocer cifras desalentadoras para la Región del Biobío, mirando principalmente lo que pasa en la UCI del Hospital Regional. Múltiples contagiados, cifras de camas críticas al máximo y también muchas fiestas clandestinas haciendo caso omiso a los protocolos sanitarios.

En el Hospital Regional de Concepción quedan solo 9 camas UCI, un número bastante corto para la cantidad de personas que día a día llegan a este recinto asistencial.

Incluso, debido al poco espacio para internar pacientes, muchos de ellos han sido trasladados a otras regiones para que logren ser atendidos de buena manera.

A raíz de todo esto, alguna vez te has preguntado ¿cómo viven el día a día los trabajadores de la salud y cómo se manejan con estos pacientes críticos?

Tania Canteros, que lleva cerca de 5 años en la UCI médica del Hospital Regional, se refirió a la evolución de su trabajo producto de la pandemia.

“Nosotros estábamos ya preparados para recibir este tipo de paciente crítico. Sin embargo, ha sido totalmente diferente a lo que nos habíamos enfrentado anteriormente”, relató.

Lee también: En las últimas horas 16 personas murieron por Covid-19 en el Biobío: Reportan 522 casos nuevos

Agregando que “no sólo por el manejo, sino también por el tema emocional y el riesgo que implica, tanto a nivel personal, familiar. Todo lo que hemos tenido que cambiar en nuestra forma de vida para poder atender este tipo de pacientes”.

Tanto como Tania, la mayoría de las personas que trabajan en estos recintos han tenido que trabajar turnos extensos, que cada día se vuelven más extenuantes por la gran cantidad de pacientes que llegan a este hospital.

“Podríamos llegar a recibir tres o cuatro pacientes cada vez más grave y con familias muy preocupadas, angustiadas, que nos llaman por teléfono, que no es solo su papá o su hermano, que está contagiado. Pueden tener otras dos personas más hospitalizadas. Se hace compleja la situación a nivel emocional”, indicó.

Desafío personal y familiar

Por otro lado, se encuentra Constanza Benvenuto, enfermera y que hace solo 6 meses se encuentra trabajando en el servicio UCI Médica del Regional.

“Yo en el periodo de inicio de pandemia estaba desempeñando un servicio de cirugía en lo que es la básica. Y todo esto de mi redistribución se ha debido a la necesidad de reclutar y orientar gente debido al número de casos diarios que estábamos teniendo a nivel nacional y regional. Además de, la gran reconversión de camas que hubo que realizar”, afirmó.

Pero remarca, al igual que su compañera, Canteros que “desde el punto de vista emocional y psicológico, la carga ha sido bastante importante”.

Daniela González, quien trabaja en el lugar hace tres años indicó que “para nosotros, como comunidad ha sido una sobrecarga para todos. Para los colegas nuevos, cierto, hacia una sobrecarga que implica no solamente algo clínico, sino también llegar a sus casas a adaptarse, a estudiar, a comprender lo que es un paciente crítico y el estrés que significa trabajar con ellos y para nosotros, cierto, y para el personal con más experiencia”.

Agregando que “creo que si bien ha sido un proceso largo, ha sido muy gratificante”.

Para estas y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos como @sabescl.

Cargando más noticias...