Cerrar Publicidad (10s)

Nano Calderón ha recuperado, poco a poco, la normalidad en su vida, luego el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago le concediera la libertad vigilada por parricidio frustrado contra su padre, el abogado Hernán Calderón.

“Hernancito” también ha vuelto de lleno a su pasión por los automóviles. Así lo ha demostrado en sus últimas publicaciones en Instagram. En las imágenes y videos se le ha visto compartiendo con sus amigos y su club “Speed Demonds”.

Fue precisamente en Instagram, donde Nano compartió una serie de imágenes luego que sus seguidores le hicieran distintas preguntas. En una de ellas le pidieron subir una foto de su primer accidente. El joven no dudó en publicar una impactante imagen.

En la historia que publicó el hijo de Raquel Argandoña, se ve cómo su segundo automóvil, un Chevrolet Camaro rojo avaluado en $30 millones, luce completamente destruido.

El hecho ocurrió en 2016 cuando aparentemente a Nano se le corrió un lente de contacto lo que lo hizo perder el control de la máquina.

Cargando más noticias...