Cerrar Publicidad (10s)

El Ministerio de Vivienda y Urbanismo presentó su “Informe de campamentos en áreas de riesgo según el Instrumento de Planificación Territorial”, el que identificó que en la Región del Biobío existen 63 asentamientos que presentan algún tipo de amenaza.

De esos 63 campamentos, de un total de 114 que fueron parte del estudio, por tratarse de asentamientos que se ubican en zonas urbanas o mixtas, 16 se encuentran en Lota, 16 en Talcahuano, 10 en Tomé, 8 en Coronel,

Mientras que 3 en Penco, 2 en Laja, 2 en Lebu, 2 en Los Ángeles, 1 en Mulchén, 1 en Curanilahue, 1 en San Pedro de La Paz y 1 en Santa Bárbara, los que, los que albergan 3.928 hogares integrados por 9.722 personas, lo que equivale a un 56% del total de quienes viven en situación de campamento en la región.

Al respecto, el Ministro Felipe Ward indicó que “ estos 63 campamentos ya están siendo intervenidos para dar a las familias una solución habitacional apropiada y, muy fundamentalmente, para resguardar su seguridad e integridad, que es nuestra máxima preocupación”.

El titular del Minvu agregó que “en particular, 17 campamentos se encuentran en fase de diagnóstico; 28 en fase de plan de intervención, que para 12 de ellos se optó por radicar a los hogares a través de un proyecto de urbanización y los demás 16 serán relocalizados y, finalmente, 18 campamentos en fase de cierre".

Agregó que "de los cuales 8 serán radicados en el mismo terreno a través de un proyecto de urbanización, mientras que los hogares de los 10 campamentos restantes serán radicados o ubicados en otro sitio del mismo terreno en el que se encuentran actualmente”.

En cuanto al tipo de riesgo, 22 de los casos están en zona de inundación, 16 en áreas de remoción en masa, 4 en pendiente y uno en incendio forestal. Además, se identificaron cuatro campamentos que están emplazados en zonas expuestas a dos clases de riesgo.

Asimismo, junto con las estrategias de intervención para dar una solución a estas familias, el Minvu está implementando el plan “Campamento Preparado”, con el que se busca incorporar en los asentamientos un plan de reducción de riesgos de desastres y de emergencias, para ayudar a generar una “cultura de riesgo”.

Cargando más noticias...