Cerrar Publicidad (10s)

Leopoldo Luque, el médico de cabecera de Diego Armando Maradona, fallecido el miércoles a los 60 años de una crisis cardíaca, quedó el domingo "imputado de homicidio culposo", tras allanamientos a su consultorio y la casa.

Las fuentes judiciales aclararon a la agencia estatal Télam que esta notificación no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad, sino que se le informa que está siendo objeto de una investigación por la posible comisión del mencionado delito.

Decisivas en las causas fueron las declaraciones testimoniales de Dalma, Gianinna y Jana, hijas del legendario futbolista y DT. Se maniestaron disconformes con el modo de tratamiento que se dispuso en la residencia maradoniana del distrito de Tigre, al norte.

Lee también:

"Siguen las tareas investigativas y la sustanciación de la prueba en curso, tomándose algunas declaraciones testimoniales, incluidos familiares directos", dijo en un comunicado la Fiscalía General de San Isidro, al norte de Buenos Aires.

Maradona, ganador del Mundial de México 1986 con la selección argentina, ingresó de urgencia hace tres semanas en una clínica de la ciudad de La Plata con signos de anemia y deshidratación.

Allí se le detectó un hematoma en el cerebro, el que operaron sin complicaciones. Tras ello, abandonó el centro hospitalario para continuar con la recuperación en su domicilio.

Para esta y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos como @sabescl

Cargando más noticias...