Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Los huachos, los “héroes” ocultos

Publicado por Redacción Sabes

30/06/2020 11:07:58

Chile es un país con una historia significativamente rural, donde toda nuestra génesis se da en esa relación a la tierra, sus relaciones, sus mitos formadores de actitudes y virtudes que nos formaron como una nación con una identidad que nos diferencia en forma con las demás naciones latinoamericanas. Pero existe un actor invisibilizado, ya que socialmente era mal visto, menospreciado y vilipendiado: el huacho.

Asociado a lo anterior y como gran ejemplo, Bernardo O’Higgins, una figura relevante del Panteón de héroes épicos de la patria, es un hijo no reconocido, uno claramente afortunado y con privilegios de estudio y formación, con gran apoyo de su madre Isabel Riquelme.

Lee también:

Es así como este huacho rural en el contexto de la revolución industrial viajó a la ciudad, con esa falencia afectiva, alienados por la realidad castigadora, a transformarse en una entidad productiva que genere riqueza. Así llegaron del campo a la ciudad, en cada territorio en volumen distinto, siendo el gran auge en nuestra región con la llegada de las grandes industrias con el Modelo ISI de los 40's. Es así que nuestros abuelos vivieron esta historia y nosotros como lectores somos herederos de ella sin tener la conciencia de ello.

Somos un país de huachos, esa es nuestra realidad oculta, invisibilizada, que hasta hace 20 años era normal y hasta avalado, sólo por la Ley de Filiación, promulgada recién en 1998, acabó con las categorías de hijos legítimos o ilegítimos, en muchos casos llamados "huachos".

Te interesará:

Lo anterior fue una modificación que socialmente no fue fácil de asumir. "Había resistencia social a que se les diera igualdad de condiciones a todos los hijos". Hace dos décadas, en Chile existían opiniones divididas frente al cambio. Eso se reflejó, por ejemplo, en que, al momento de votarse la ley en el Senado, esta tuviera 21 votos a favor y ocho en contra. Quienes se oponían argumentaban que la normativa no solo atentaba contra el matrimonio, sino que además alentaba las uniones extraconyugales y debilitaba la familia.

La vulnerabilidad nacional que vivimos en nuestra sociedad actual no es solo material, sino que también socio afectiva. Somos un país huacho, donde estos temas, como de religión y política, no se habla ni se toca. Más de un familiar de nuestro entorno, es huacho o es fruto de una violación, eran elementos societarios de nuestra raigambre que nos construyó como el país que somos.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de  www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para más informaciones de la Región del Biobío, síguenos en Twitter: @sabescl

Cargando....