Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Incertidumbre

Imagen de contexto

Publicado por Redacción Sabes

14/03/2020 10:15:47

Durante el transcurso de la semana estuve pensando bastante sobre a qué tema dedicar mi columna de sábado. Primero pensé en hablar de la fuerza y vigor con que las mujeres de nuestro país gritaban “Nunca más sin nosotras” durante el pasado domingo, usando esta frase de ejemplo para nuestro Estado el cual debería aprender a “nunca más hacer cambio sin la ciudadanía”.

Después pensé en hablar de los 30 años del retorno de la democracia, y hablar de cómo ese modelo que nos entregó tanto, hoy al igual que un limón sin nada más que exprimir, ha quedado obsoleto. También pensé en abordar nuevamente el plebiscito, reflexionando sobre el trágico error en el que estamos cayendo al no aprovechar esta oportunidad para discutir sobre la importancia de la constitución y su implicancia, dejándonos llevar por argumentos que parecen cánticos de barra brava. Por último, pensé en escribir sobre como el covid-19 está poniendo en jaque al recientemente autoproclamado ‘mejor sistema de salud del mundo’ (o uno de los mejores). Sin embargo, en cada uno de estos temas existía una constante volvía a repetirse, la incertidumbre.

Lee también: Senderos accesibles, senderos para todos

Desde los albores de los tiempos el no saber qué va a pasar ha generado una de las mayores angustias en el ser humano. La religión siempre ha entregado respuesta a una de las incertidumbres más grandes que tienen las personas como es la muerte, sin embargo, en los asuntos más terrenales los seres humanos hemos tenido que aprender a vivir con la noción del desconocimiento del futuro. Sin perjuicio de esto, y por una multiplicidad de factores, hoy en Chile parece ser que todo lo que se nos viene por delante está nublado con una nube de incertidumbre que desde el retorno de la democracia no habíamos tenido que experimentar.

El estallido social que paralizó por casi dos meses a nuestro país, tomó a todos por sorpresa, y aun cuando las evidencias estaban a la vista, nunca nadie pareció imaginar la magnitud del quiebre que generó. Hoy de cara a nuestro futuro cercano, nadie puede saber si las manifestaciones que paralizaron a Chile regresarán, es más, todas las instituciones de nuestro país parecen estar en alerta constante, esperando la próxima emergencia social que se avecine. Por lo demás, parece ser que la violencia que ha acompañado a este descontento social no encuentra un punto de final, teniendo a gran parte de nuestros compatriotas preguntándose qué tiene que pasar para que los actos de violencia se terminen, sin embargo, no parece haber solución a este problema.

Por otro lado, el proceso constituyente que nació como respuesta a este malestar social, genera la incertidumbre propia de estas instancias, ya que queda en manos de los votantes determinar si damos el vamos o no este proceso. Además, deberán elegir qué tipo de mecanismo se usará para formar el contingente, y eso sin hablar de que poco se sabe sobres los contenidos que esta nueva carta fundamental va a tener. Sumado a todo esto, existe la posibilidad que, en el plebiscito de salida, los ciudadanos terminen por rechazar todo este proceso, dejando este esfuerzo como una instancia estéril.

Pero, más incertidumbre genera la gran presión que hoy recae en los hombros de esta nueva constitución, donde muchos esperan que sea la segunda venida de Jesús y arregle los problemas de nuestra sociedad. A todo esto, tenemos que sumarle lo que implicará operacionalizar esta nueva constitución, para poder lograr que cumpla con lo que en esta se va a señalar. Por último,

también existe la gran incertidumbre de si esta nueva constitución va a poder apaciguar el descontento social o si aún seguirá independiente de tener un exitoso proceso constituyente.

Te interesará: Tormenta perfecta

Finalmente dada la fuerte irrupción del Covid-19, hoy parece que tenemos una nueva variable de incertidumbre, ya que incluso se ha puesto en duda la posibilidad de realizar el plebiscito, junto con otras actividades de nuestro día a día, y eventos importantes de nuestra patria.

En otras palabras, hoy como país parecemos tener más preguntas que respuestas, por lo que parece ser que lo único que podemos hacer es estar preparados y alerta para poder enfrentar este siglo XXI que ya se posiciona a ser el siglo más cambiante de la historia de la humanidad.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Cargando....