13/12/2019 | 14ºC Concepción |
INTERNACIONAL

Salud de Julian Assange preocupa a doctores: “Tememos que Pueda morir en prisión”

– Más de 60 médicos a través de una carta abierta firmada y dirigida a la ministra británica de Interior, Priti Patel, expresaron su preocupación por el estado de salud de Julian Assange en prisión.

El fundador de WikiLeaks, se encuentra detenido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, sur de Londres, a la espera del comienzo, el próximo febrero, de su juicio de extradición a Estados Unidos, que le requiere por la filtración de miles de documentos confidenciales.

En la misiva divulgada hoy, los médicos -que proceden del Reino Unido, Australia y Sri Lanka, entre otros países- expresan su “gran preocupación” por la salud de Assange, de 48 años, y piden que el periodista sea llevado a un hospital universitario a fin de que sea evaluado y reciba la atención de especialistas.

“Opinamos que Assange necesita urgentemente una evaluación médica de su estado de salud física y psicológica”, recalcaron los profesionales, que ejercen en varios países: Estados Unidos, Australia, Reino Unido o Suecia.

Sugieren que Assange sea atendido en un hospital por personal cualificado. 

En caso de que el periodista no reciba ese cuidado médico, “Assange podría morir en prisión”, escriben los doctores.

La semana pasada, la Fiscalía sueca decidió cerrar la investigación preliminar por violación contra Assange.

La fiscal superior sueca, Eva-Marie Persson, justificó el cierre de la pesquisa contra el periodista por el debilitamiento de las pruebas y la falta de argumentos para la acusación.

EE.UU. acusa al periodista de “conspiración” para infiltrarse en sistemas informáticos gubernamentales. El periodista, que siempre se declaró inocente, estuvo refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012 hasta el pasado abril, cuando fue detenido por la Policía británica una vez que el Gobierno de Quito le retiró el estatuto de refugiado.

Assange se había refugiado en la legación diplomática ecuatoriana para evitar ser extraditado a Suecia, que le requería por delitos sexuales, pero, tras la decisión de la semana pasada de la fiscalía de ese país, le queda solo el proceso estadounidense.