Cerrar Publicidad (10s)

Gran parte de los locales comerciales del centro de Concepción ha decidido invertir en mejorar sus protecciones con la finalidad de evitar saqueos, como ha ocurrido durante los últimos días en tiendas como Johnson, Ripley y farmacias de la capital penquista.

Una de las postales que más impacto ha causado entre los transeúntes, es la fachada actual de Falabella de Barros Arana, tienda que fue cubierta en su totalidad con láminas metálicas y soldadas, transformando el emblemático recinto del paseo peatonal en un búnker casi impenetrable.

El refuerzo de seguridad de Falabella ocurre a un día de la barricada gigantesca instalada justo frente a su local, en la esquina de Barros Arana con Colo Colo. Allí resultó con daños su pantalla, luego de que desconocidos quemaran productos saqueados desde Jonhson.

Respecto a los saqueos registrados en el centro, el intendente del Biobío, Sergio Giacaman, señaló que "hemos visto el daño que se está generando no solamente a la ciudad de Concepción, a la provincia, sino que también a miles de personas que están viendo afectados su fuente laboral, su patrimonio y también hay una afectación psicológica que esto genera en la calidad de vida de las personas".

Etiquetas:
Cargando más noticias...