Cerrar Publicidad (10s)

Mientras realizaba un paseo con su dueño, en la montaña de Salt Lake City (EE.UU.), Floyd, un perro obeso de tres años que pesa 86 kilos, simplemente no pudo terminar su ruta para llegar a la cima. 

Tras caminar por un rato, el perro quedó totalmente exhausto y no quiso moverse más. Por su peso, a su dueño no le quedó más que pedir ayuda a equipos de rescate para poder volver a casa junto a su fiel compañero. 

Un equipo de al menos siete personas se necesitaron para realizar la maniobra, las que demoraron cerca de cuatros horas para lograr bajar a Floyd en una camilla. 

Las tiernas imágenes de este rescate dieron la vuelta al mundo y rápidamente se hicieron viral. 


Cargando más noticias...