Cerrar Publicidad (10s)

El Tribunal Superior de Gran Bretaña dictaminó que la ley de aborto de Irlanda del Norte viola la convención de Derechos Humanos del Reino Unido. 

La ley de aborto aprobada en 1967 en el Reino Unido -Inglaterra, Gales y Escocia- despenaliza esta práctica en una serie de circunstancias, no obstante, en Irlanda del Norte está prohibida y penalizada, excepto en casos como riesgo en la vida de la madre. 

La decisión se dio a conocer este jueves, cuando la mayoría de los magistrados señalaron que esta legislación es incompatible con las normas que protegen los derechos humanos en casos de anomalías fetales y delitos sexuales. 

De esta manera, la justicia se pronunció sobre el caso presentado por la norirlandesa Sarah Ewart, a quien se le negó la terminación de su embarazo en 2013 pese a que los médicos le comunicaron que el feto no sobreviviría fuera del útero. 

Ewart se trasladó a Inglaterra para abortar y, desde entonces, ha liderado una campaña para tratar de cambiar la legislación y que su caso sirviese como ejemplo del trauma que muchas mujeres atraviesan cuando padecen anomalías durante el embarazo.

Cargando más noticias...