Cerrar Publicidad (10s)

Andrea Athie se encontraba manejando por una carretera que une las ciudades de Victoria con Monterrey en México, cuando al borde del camino vio un animal que cojeaba. 

El ejemplar se había quebrado un pata, sacaba su lengua hacia afuera y, lo más curioso, era bastante amigable con los humanos. Por lo tanto, ella pensó inmediatamente que se trataba de un perrito abandonado. 

De inmediato, Athie acomodó de inmediato a este supuesto perro dentro del auto y, apenas llegó hasta la ciudad de Monterrey, lo llevó hasta un centro veterinario, donde le dieron una noticia bastante inesperada. 

Según detalló ella misma al diario local El Imparcial, el veterinario de turno le explicó que la criatura no era un perro abandonado, se trataba de un coyote salvaje que muy probablemente había resultado herido en su pierna luego de una casería.

Cargando más noticias...