Cerrar Publicidad (10s)

Fue el 12 de junio del 2014 que Javier Carrillo cayó desde 25 metros de altura, mientras trabajaba en el desarme de un andamio en la termoelectrica Bocamina 2 en Coronel.

El accidente dejó al trabajador, en esa fecha, de la empresa Metalcav, contratista de Enel, con graves secuelas, que actualmente se mantienen.

Fue así que el Juzgado del Trabajo de Coronel determinó que Carrillo trabajaba e precarias condiciones, sin las medidas de seguridad.

Se detalló, principalmente por la línea de vida que hubiera impedido la caída y sin supervisión al momento de la caída.

La justicia determinó que la empresa contratista y Enel deberan pagar una cifra de 165 millones de pesos a modo de indemnización.

Se trata de 74 millones de pesos por concepto de lucro cesante, 90 millones por daño moral y un millón de pesos por costas del juicio.

El fallo fue confirmado por la Corte de Apelaciones de Concepción y en segunda instancia por la Corte Suprema, tras rechazar un recurso de unificación presentado por Enel.

Etiquetas:
Cargando más noticias...