Cerrar Publicidad (10s)

El operario de la empresa sanitaria acusado de derramar petróleo en el agua potable de Osorno, provocando el corte masivo de agua en la ciudad, debió abandonar su hogar por miedo a la seguridad de su familia. 

La situación fue confirmada por funcionarios de la empresa, quienes a través de una declaración pública lamentaron la filtración con el nombre del operario y que su declaración ante la Fiscalía lo dejó en “completa vulnerabilidad”. 

“Los trabajadores de Essal hemos tenido que hacer frente a una de nuestras peores situaciones de emergencia. Como lo dijimos desde el primer día, lamentamos profundamente este hecho y entendemos las molestias que esto ha provocado en la comunidad de Osorno”, indica el texto.

Agregan que "estamos conscientes del daño que ha sufrido la ciudadanía, por lo mismo no hemos escatimado esfuerzos a la hora de dar solución a la emergencia, poniendo a disposición de los vecinos toda nuestra capacidad y compromiso para tener repuesto el suministro de agua potable".

Los trabajadores además, responsabilizan a la empresa de no entregar las condiciones apropiadas para ejercer su trabajo, señalando que "muchas veces no contamos con todas las condiciones externas apropiadas para desempeñar nuestras tareas; condiciones que, por lo demás, deben ser proporcionadas por la empresa y supervisadas por los organismos fiscalizadores".

Señalan también que a la fecha se han presentado 12 denuncias a la Inspección del Trabajo y a la Seremi de Salud, vinculadas con la seguridad de los trabajadores, las que han terminado en multas administrativas en beneficio fiscal.

Sobre el funcionario que habría ocasionado la emergencia, señalan que respetan la investigación que está realizando la Fiscalía, “por lo cual nos excusamos de entregar detalles. Lo que sí nos preocupa y rechazamos, es la filtración de la declaración de nuestro compañero de trabajo, el que ha quedado en completa vulnerabilidad, debiendo incluso abandonar su domicilio”.

Cargando más noticias...