23/08/2019 | 7.2ºC Concepción |
ACTUALIDAD DESTACADO

La historia de Michu: el costoso gato asesinado por perros callejeros en Pingueral

Michu, un gato persa himalayo, raza que en Chile está avaluada en alrededor de 350 mil pesos por ejemplar, falleció luego de ser atacado por una jauría de perros vagos en el exclusivo balnerario de Pingueral, en Tomé. La mascota, fue mordida en el antejardín de un domicilio, mientras jugaba con una niña, hija de los dueños de casa.

Según expuso al tribunal el abogado que representa a la familia de Pingueral, el municipio “toda vez que teniendo la obligación legal de hacerse cargo de los perros en situación de calle, abandonados, perros vagos o de aquellos que carecen de una persona que se haga cargo de su tenencia responsable, no han actuado según lo ordenado por el ordenamiento jurídico y dicha omisión ha vulnerado las Garantías Constitucionales de la representada y su grupo familiar”.

El documento judicial detalla que “el pasado 03 de abril de 2019, encontrándose en el antejardín de su hogar su hija menor de edad, jugando con la mascota, un gato persa himalayo, éste fue atacado y muerto por una jauría de peros vagos

La muerte de Michu fue un duro golpe para su familia, quien interpuso un recurso de protección en contra de la Municipalidad de Tomé y la Seremi del Biobío. Dicha acción legal llegó a la Corte Suprema, tribunal que acogió la instancia luego de que la casa edilicia apeara la resolución había sido emanada desde la Corte de Apelaciones de Concepción.

El fallo ordenó a las entidades públicas señaladas a “efectuar, en el término de 90 días, la planificación conjunta de las acciones que desarrollarán para evitar, dentro de sus competencias, y de acuerdo a la ley y reglamentos vigentes, la libre circulación de perros en la comuna”.

Cabe consignar que el pasado 10 de julio la municipalidad tomecina fue notificada de la resolución judicial. Al no ser de su conformidad, decidieron apeñar. Así lo explicó el alcalde de Tomé, Eduardo Aguilera, quien sostuvo que “apelamos toda vez que Pingueral es un recinto privado, por lo tanto todo lo que sucede al interior, debe la administración de este complejo turístico hacerse cargo, entre ello, de los perros que en su propiedad privada tienen catalogados como vagos”. Agregó que la casa edilicia constantemente realiza operativos para controlar a la población canina que habita en la comuna.

Michu, el animalito fallecido, es un gato de una raza costosa y que en Chile puede adquirirse por un valor cercano a los 350 mil pesos.