Cerrar Publicidad (10s)

Un caso de maltrato animal contra un perro de raza pug se ha denunciado en la región Metropolitana. 

Se trata de Maxi, un can de 10 años que era obligado a beber alcohol y respirar el humo de marihuana por parte de sus antiguos dueños, en la comuna de La Florida.

El perrito fue rescatado por la ONG “Amor por los Pug” , cuando la directora de la organización, Alejandra Díaz, se enteró de los daños a los que estaba siendo sometido por sus antiguos dueños.

En conversación con La Cuarta, Díaz señaló que “Cuando me avisaron que este perro es adicto me lo contaron en tono de chiste, como que era su gracia. Fueron los mismos dueños quienes me lo dijeron. Se habían aburrido de él y desde ahí que cuidamos al Maxi”.

Maxi está al cuidado de la directora de la ONG desde el 2014, y ella además cuestiona el actuar de sus ex dueños.

“Fue un acto irresponsable, ya que darle estas sustancias a un perro como él es como dárselas a un bebé. Tiene un riesgo serio de contraer cirrosis y un hígado muy sensible. Además, tiene serios rasgos de abstinencia, ya que al sentir el olor del alcohol o la marihuana se desespera, igual que un adicto” explicó.

Cabe destacar que esta organización sin fines de lucro ya ha rescatado a cerca de 60 perros en situación de riesgo, que no tienen el debido cuidado de sus dueños o que han estado al borde de la muerte en el abandono.

Cargando más noticias...