Cerrar Publicidad (10s)

Un verdadero balde de agua fría significó para la madre de los tres hermanos asesinados en Lota, la sentencia que le dieron al autor del triple homicidio. La pena que otorgó el tribunal fue de 20 años, pena muy distante al presidio perpetuo calificado que solicitaba el Ministerio público.

Los hermanos Meza Burgos fueron asesinados en la calle, en el sector Polvorín de Lota. Allí fueron baleados y posteriormente trasladados en taxi al Hospital de Lota. Sólo uno alcanzó a ingresar vivo al centro asistencial.

El fiscal de Coronel y Lota, Hugo Cuevas, explicó que “la alevosía fue lo que el tribunal no estimó concurrente, a pesar de las pruebas que habíamos proporcionado. De ahí que calificara de homicidio simple y que, en consecuencia, fuera más baja de lo que habíamos propuesto”.

Por su parte, Marcia Soto, defensora penal pública de Coronel y Lota dijo que “no se dio por acreditada la agravante que pedía el Ministerio Público y la querellante, que era la alevosía. No se logró probar y por ello el tribunal acogió nuestra pretensión de recalificar de homicidio calificado a simple”.

Inelia Burgos, la mamá de los hermanos fallecidos, indicó estar “decepcionada de la justicia, ahora creemos que no existe. Me mataron a mis tres hijos y ni justicia se hizo”. Lo único que pedía era una condena máxima. Más encima el tipo se rió en mi cara por el poco tiempo que le dieron”.

Etiquetas:
Cargando más noticias...