Cerrar Publicidad (10s)

Según indicó su familia, David Dowell "se pudrió de adentro hacia afuera" tras aceptar el desafío.

Un hombre de 35 años fue llevado de urgencia a un hospital en Australia luego de comer un gecko, un pequeño lagarto, debido a una apuesta que hizo en diciembre del año pasado.

A los dos días de haber ingerido el animal, David Dowell fue llevado al recinto asistencia en "agonía absoluta". 

A pesar que la situación ocurrió a finales de 2018, sus familiares recién han decidido contar lo ocurrido.

Su hermana, Hanna, señaló a The Sidney Morning Herald que un día después de ingresar al hospital, los médicos le diagnosticaron salmonela.

En un comienzo, la mujer de David y sus tres hijos pensaron que estaba relacionado con el pollo que habían comido días antes, pero luego su esposa recordó la "ridícula apuesta" y se lo comentó a los doctores señalando que nunca lo vio ponerse el lagarto en la boca.

Ell hombre rápidamente presentó síntomas muy extraños, comenzó a orinar de color negro, vomitaba bilis verde y su estómago se hinchó al nivel de una mujer con siete meses de embarazo. En tanto, sus pulmones se llenaron de líquido y este se filtró después al estómago.

Asimismo, sus testículos se hincharon hasta parecer pomelos, reveló la madre de David.  "Básicamente se pudrió de adentro hacia afuera", agregó al periódico local.

Diez después de comerse el gecko, los médicos le efectuaron una cirugía de emergencia. Sin embargo, el paciente no logró resistir y murió en plena operación.

Dowell falleció el 11 de diciembre, tras varios días de agonía. 

Cargando más noticias...