Cerrar Publicidad (10s)

El obispo Eduardo Durán, quien era investigado por presunto lavado de dinero, recibió un plazo máximo de 4 meses para resolver sus problemas al interior de la Iglesia evangélica, sin embargo, el directorio de la primera Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, decidió destituirlo antes de tiempo.

La destitución legal se le otorgó debido a los problemas financieros y éticos, asociados a su recaudación monetaria y empeoró cuando se supo que Durán planeaba separarse de su esposa para poder casarse con su amante.

Tras los polémicos hechos que ha protagonizado el religioso, durante la tarde del jueves, la Catedral Evangélica a través de una declaración pública, comunicó que Durán quedó "inhabilitado por incumplimiento de su labor".

"Se ha resuelto por mayoría de los miembros del honorable directorio declarar la inhabilidad sobreviniente del obispo Eduardo Durán Castro para poder cumplir cabal y adecuadamente sus funciones y en consecuencia se procede a la remoción de su cargo como obispo presidente del Capítulo Especial de Pastores de la primera Iglesia Metodista Pentecostal", señala el comunicado.

La destitución de Durán tuvo lugar en la Catedral Evangélica de Chillán Viejo, en la región de Ñuble, tras ser investigado por la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente donde declaró -en calidad de imputado- recaudar más de 30 millones de pesos mensuales a través del diezmo.

Tras esta acción,  la comunidad evangélica busca dejar atrás la crisis desatada tras los escándalos del religioso.

Cargando más noticias...