20/06/2019 | 9.3ºC Concepción |
ACTUALIDAD DESTACADO

Acusado de femicidio en Trehuaco quedó en prisión preventiva

Privado de libertad quedó Samuel de la Cruz Fuentealba Valdebenito, de 32 años, quien fue formalizado por el femicidio de su esposa Bernardita Pedraza Gutiérrez, de 35 años, hecho ocurrido en Trehuaco, la tarde del viernes.

La fiscal jefe (s) de Quirihue, Cecilia González Palacios, explicó que el magistrado del Juzgado de Quirihue, Fernando Tarbes, acogió en su resolución lo planteado por la Fiscalía para justificar la prisión preventiva, en el sentido que el imputado es un “peligro para la seguridad de la sociedad” y que “se trata de un delito de extrema gravedad”. El femicida quedó recluido en el penal de Quirihue y el tribunal fijó un plazo de 4 meses para la investigación.

En el relato de los hechos, la fiscal Cecilia González expuso que el imputado actuó a sangre fría, pues “de manera tranquila después de una discusión toma una escopeta, la prepara, le dispara a la víctima a corta distancia y en presencia de uno de los niños, y después de manera tranquila comenta y le señala a los familiares y vecinos que había dado muerte a la señora Bernardita”. La mujer recibió un impacto en la cara, con compromiso craneal.

El femicidio ocurrió a las 18.30 horas en la población Hernán Brañas de la comuna de Trehuaco, en la provincia de Itata, Región de Ñuble. El sábado fue el control de la detención, resolviendo el tribunal la ampliación de ésta hasta este lunes a las 13 horas, cuando se realizó la audiencia de formalización. Lo anterior, a la espera de los informes de autopsia, y de la Brigada de Homicidios y del Laboratorio de Criminalística de la PDI.

Al momento del femicidio, en el hogar familiar estaban dos hijos de la mujer de 10 y 13 años, y una hija en común con el agresor de 2 años. El niño de 13 años fue testigo directo del hecho. La víctima tenía otro hijo de 17 años que no estaba en la casa donde vivía el matrimonio.

Respecto a los menores, la fiscal Cecilia González afirmó que “desde el momento que tomamos conocimiento de este hecho, una de nuestras principales preocupaciones ha sido el estado de los menores. Ese mismo día con la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos de la Fiscalía Regional tomamos contacto con el Tribunal de Familia para que determinara el destino de los niños, audiencia que se realizó, y donde se resolvió que los cuatro menores quedaran bajo el cuidado de sus abuelos maternos, en San Ignacio. Ellos están tranquilos, bastante bien, nos hemos preocupado bastante de ellos y la Fiscalía va a tomar los resguardos necesarios para tomar la declaración como corresponde”.

Sobre eventuales denuncias por violencia intrafamiliar, la fiscal precisó que “en el año 2016 hubo una denuncia por lesiones entre ambos. Ellos se agredieron mutuamente. Sin embargo, no hubo antecedentes para continuar con dicha denuncia. Pero, desde esa fecha no hay ningún antecedente, y ya han transcurrido tres años, de una nueva denuncia o antecedente de algún tipo de maltrato en que hubiera participado alguno de los intervinientes, tanto imputado como víctima”.

Acerca de una eventual imputabilidad del femicida, como lo planteó la defensa, la fiscal precisó que “el imputado tiene todas sus facultades mentales claras, él lo que posee es una discapacidad física, no mental”.

Samuel de la Cruz Fuentealba Valdebenito arriesga una pena que parte en los 15 años y un día de cárcel.