Cerrar Publicidad (10s)

La Autoridad Sanitaria del Biobío fiscalizó a la cafetería Rendibú de la Diagonal en Concepción, luego que la madre de un menor de tres años denunciara que su hijo terminó con quemaduras en el tracto digestivo y su boca tras consumir cloro, el que estaba sobre un mesón en un vaso idéntico al que se sirven los productos.

Valentina Montecinos, mamá del menor quien además acudió al Sernac, relató que “al terminar me doy cuenta que mi hijo tiene un vaso en la mano y me mira con los ojitos llorosos, más encima era el mismo vaso, el mismo tamaño en el que yo me estaba sirviendo que era leche con café, yo supuse que era mi vaso incluso y nunca pensé que tenía cloro”.

Agregó que “después de eso mi hijo empezó a vomitar, su boca la tiene quemadita por el borde, todavía le quedan algunas ronchas”.

En cuanto a explicaciones, relató que “me dijeron que el turno anterior había limpiado y había dejado el vaso ahí”.

El seremi de salud Biobío, Héctor Muñoz, confirmó que “esto se debió a un error humano y fue principalmente a que acá se trajo un producto que es cloro concentrado que estaba en un vaso, se diluyó igual con agua, pero no era un producto que comprara la empresa, sino que la trabajadora compró por sus medios para limpiar un derrame de sustancia”.

La medida tomada, agregó es que “todo esto es motivo de una investigación y un sumario sanitario”. Las sanciones pueden llegar hasta los $50.000.000 de pesos en multas para el local, que por ahora, no tiene prohibición de funcionamiento.

Etiquetas:
Cargando más noticias...