12/09/2019 | 10.8ºC Concepción |
ACTUALIDAD DESTACADO

Colegio de Santa Juana aseguró que sus alumnos fueron “tocados por el Espíritu Santo” y hablaron otras lenguas

Preocupación existe en la comunidad escolar del colegio particular subvencionado Jahvé Nisi, de Santa Juana, luego que el lunes en la mañana, un grupo de alumnos de enseñanza media, realizara una acción que causó temor en sus compañeros, en que comenzaron a realizar una serie de actos como saltos, gritos, temblores, hablaban en lenguas extrañas que finalizaron en supuestos desmayos colectivos en el patio.

Menores asustados llamaron a sus padres diciendo que habían niños poseídos hablando otras lenguas y fuera de sí, por lo que concurrieron al colegio a retirarlos; acto seguido la administración del recinto citó a una reunión de apoderados de urgencia para explicar sobre el “movimiento espiritual” del colegio vinculado a la iglesia evangélica.

En un comunicado subido a sus redes sociales, el Colegio Jahvé Nisi argumentó que lo sucedido es la mañana del lunes a las 10:00 horas fue que “algunos alumnos de enseñanza media fueron tocados por el Espíritu Santo”.

Detallan además que “nuestro proyecto educativo es CONFESIONAL, por lo tanto esta manifestación espiritual se enmarca en la cultura cristiana evangélica que profesamos”.

La explicación del establecimiento continúa con que “para quienes estamos al frente de este establecimiento educacional esto constituye una bendición”.

Conocidos los antecedentes por la superintendencia de Educación en el Biobío, el director regional Rodrigo Yévenes confirmó que a pesar de que no existen denuncias por vulneración de derechos formales, se abrió una investigación de oficio al respecto.

“Nosotros investigamos, llamamos al establecimiento, pedimos información y vemos qué protocolos aplicaron y fundamentalmente los que hacemos es ver el impacto que generó en la comunidad escolar también”, señaló.

Yévenes agregó que “hasta el momento no hemos recibido ninguna denuncia del caso de niños afectados”.

La misión de la superintendencia, es acreditar que “se creó un cierto trauma o alguna situación de inestabilidad de los chicos por lo tanto el establecimiento debe ser mitigado”.