Cerrar Publicidad (10s)

Fue en 2004 cuando Endesa, actual ENEL indundó con el lago Ralco el cementerio indígena Quepuka Ralco en la comuna de Alto Biobío, donde se emplazó una hidroleléctrica en la zona cordillerana de la región.

Familias Pehuenches junto a sus abogados llegaron hasta el Ministerio de Relaciones Exteriores para presentar un recurso y pedir que intervenga en la problemática con la empresa e Italia su país de origen.

"Contra la transnacional ENEL y también solicitando la intervención de Italia como país representante de esta transnacional, creemos que se han vulnerado gravemente las directrices de la OCDE y la realización de cooperación de desarrollo económico, las cuales velan también para que estas empresas en el ejercicio de sus funciones en otros territorios que no son sus países, lo hagan de forma adecuada y conforme a los tratados internacionales y eso se vio vulnerado con la inundación del cementerio indígena", señaló el abogado de las familias Daniel González.

Son más de 103 familias las que piden que se seque el lago artificial para así poder exhumar y recuperar los cuerpos del cementerio indígena Quepuka Ralco, al igual que sean indemnizados por el daño provocado.

Cargando más noticias...