Cerrar Publicidad (10s)

Nicolás Soto Estroz, el Bombero que falleció tras ser golpeado por un balde de helicóptero mientras ayudaba a apagar un incendio forestal en Villarrica, continuó ayudando al prójimo incluso después de la muerte ya que gracias a la donación de su riñón, pudo salvar la vida de un niño en Talcahuano.

Pese a la tragedia, la familia del voluntario respetó sus deseos y accedió a que sus órganos fueran donados. De esta forma, Agustín Cortés, un pequeño de Talcahuano pudo ser trasplantado.

Según explicó en sus redes sociales el padre del menor, Francisco Cortez, la operación habría sido exitosa. “El Agus está un poco mejor. El riñoncito aún no agarra fuerzas como los médicos quieren, pero vamos con fe”, escribió.

Al mismo tiempo, el emocionado padre tuvo palabras para el bombero Nicolás Soto, a quien calificó como un héroe. También tuvo sensibles palabras de agradecimiento para su familia.

Por otro lado, el padrino de Agustín Cortez y concejal de Talcahuano, Eduardo Saavedra, agradeció el nombre gesto del voluntario y su familia a través de sus redes sociales.

Etiquetas:
Cargando más noticias...