Cerrar Publicidad (10s)

Confirmado. En la sede de la Conmebol en Asunción se ratificó que la final entre River Plate y Boca Juniors, por la Copa Libertadores, sí se jugará, pero no será en territorio argentino.

Así lo confirmó ante la prensa el propio presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, quien primero condenó los vergonzosos actos de violencia en la final de ida e informó que la final de vuelta se jugará el próximo 8 ó 9 de diciembre.

Los posibles escenarios que se manejan, serían Asunción o Miami y estaría totalmente descartado la posibilidad de que se juegue la superfinal en Chile.

Cargando más noticias...