Cerrar Publicidad (10s)

Un amplio operativo de fiscalización, que contempla más de mil controles a buses rurales, interurbanos y otros modos realizará la Secretaría Regional Ministerial de Transportes de la Región del Biobío, en el marco de Semana Santa.

Por ello, el Seremi de Transportes, Jaime Aravena Selman, se trasladó al terminal de Buses Collao, para verificar en terreno las condiciones técnicas y administrativas de las máquinas, además de entregar información de seguridad vial a los pasajeros.

En la oportunidad, el secretario ministerial informó que se espera realizar más de mil controles. Estos comenzaron el lunes 26 de marzo y se extenderán hasta la madrugada del lunes 2 de abril.

“Al mediodía del viernes ya llevamos mil cien controles con una tasa de rechazo del 14%, por tanto, esperamos sobrepasar ampliamente el número de controles programados”, puntualizó la autoridad.

Cabe destacar, que el 2017 se hicieron 793 controles a buses urbanos y rurales y se cursaron 103 infracciones, lo que representa una tasa de rechazo del 12,9%. Dentro de las principales infracciones se encuentran: condiciones técnicas deficientes, no portar certificado, no cumplir el recorrido y no anunciar la tarifa.

“La idea es actuar de manera preventiva para que aquellos viajes que se realicen en esta fecha se hagan bajo estricta seguridad para los pasajeros y que las máquinas cumplen con la normativa. Aquellos buses que no cumplan con estas medidas serán infraccionadas y sacados de circulación”, destacó el seremi.

Se espera que durante los cuatro días de fiesta circulen cerca de 40 mil automóviles en toda la región, por lo que se recomendó el uso del cinturón de seguridad, respetar los límites de velocidad y utilizar el chaleco reflectante en caso de descender de un automóvil en plena ruta. Y es que en 2017 se produjeron 124 accidentes, 107 lesionados y cinco fallecidos. Por lo tanto, el llamado de la autoridad es a revertir estas dramáticas cifras.

Cargando más noticias...