Cerrar Publicidad (10s)

La estación espacial china Tiangong-1, que funciona como laboratorio espacial desde 2011, perdió su rumbo en 2016 y desde la fecha inició una lenta caída hacia la Tierra. El problema es que la enorme estructura metálica aceleró su marcha y en los próximos días caerá en un punto que los científicos han podido identificar.

Según los expertos, el trozo que haría contacto con el planeta tiene las dimensiones de un autobús de pasajeros, y aunque en su reingreso podría desintegrarse, varios fragmentos de diámetro desconocido caerían a la superficie terrestre.

Desde la Agencia Espacial Europea (ESA) explicaron que sólo será posible conocer la trayectoria de la estación espacial un día antes de su impacto en la atmósfera, y estiman que la zona donde podrían caer los trozos se extiende desde el sur de Europa hasta parte de Sudamérica, pero por el lado argentino.

La fecha estimada es el próximo sábado 31 de marzo, con un margen de error de 48 horas. Debido a la velocidad con que caerá el objeto se hace muy difícil establecer su trayectoria.

Desde 2011 la base espacial sirvió como laboratorio para tres misiones tripuladas. La última de ellas abandonó la estación espacial en 2013 y solo tres años después se perdió contacto con la base flotante.

En marzo de 2016 la agencia espacial china comunicó que su Tiangong-1 se encontraba fuera de control en el espacio y tardaría poco más de un año en caer a la Tierra.

Cargando más noticias...