Cerrar Publicidad (10s)

Atrás parece estar quedando la tradicional argolla de compromiso para muchos adultos jóvenes en Estados Unidos, donde ha crecido la tendencia de reemplazarla por incrustaciones de diamantes en el dedo en el que usualmente va el anillo.

Así lo han notado al menos en un local de tatuajes y piercings de Nueva York, cuyo dueño, Sam Abbas, contó a la cadena de noticias CBS que “nos hemos dado cuenta de que mucha gente viene buscando eso”.

Abbas explicó que el procedimiento toma cerca de 10 minutos y tiene un costo de US$100 (algo así como 60 mil pesos chilenos) sin considerar el valor del diamante.

La incrustación de la piedra se realiza luego de marcar con un lápiz un punto en el dedo que luego se limpia con alcohol y yodo para después remover una pequeña porción de piel e insertar una placa de titanio u oro para sostener el diamante.

Acerca de las molestias que provoca el procedimiento, el dueño del local afirma que “puede llegar a ser un poco doloroso, pero mucha gente me ha dicho que esperaban que fuera peor”.

Una moda que, sin embargo, ha causado preocupación entre médicos norteamericanos, ya que “se trata de un procedimiento quirúrgico que no es realizado por doctores”, manifestó la dermatóloga Monica Halem, añadiendo que bajo la piel existen múltiples estructuras como tendones que pueden ser fácilmente dañados.

Cargando más noticias...