Cerrar Publicidad (10s)

Hace varios años ya que están de moda los famosos retos, sin embargo éstos pueden ser más peligrosos de lo que parecen.

Hace muy poco, en un medio internacional, se dio a conocer el caso de Sam Ballard, un joven australiano que decidió aceptar el reto que sus amigos le impusieron: comerse una babosa.

El ex jugador de rugby, aceptó el reto y luego de comerse la babosa contrajo una grave infección cerebral que lo mantuvo cerca de 420 días en coma y hoy en estado tetráplejico.

Lo que ocurrió fue que cuando Sam se tragó la babosa, tragó también la bacteria que esta tenía luego que se alimentara de heces de rata. Lo que provocó una infección cerebral que estuvo acompañado de náuseas, vómitos, dolores de cabeza, convulsiones, entre otros trastornos neurológicos.



Cargando más noticias...