Cerrar Publicidad (10s)

Las sardinas y anchovetas son especies pelágicas pequeñas que se capturan de manera conjunta, pero tienen una cuota distinta. Ambas especies se destinan al procesamiento de harina y aceite de pescado, y representan un 23% de los productos de exportación del sector pesquero de la zona.

En Biobío están autorizadas para operar, más de 600 embarcaciones artesanales, la flota pelágica más grande del país. Además, de la flota industrial que captura en la macrozona de Valparaíso a Los Lagos y desembarca en los puertos de la zona. Es en esta zona donde, por cierto, se registran los los mayores desembarques de sardina a nivel nacional, con un 78,6% en 2017.

La Directora regional de Sernapesca, Lilian Troncoso, informó que la institución contrató unos 40 funcionarios para reforzar la certificación de la flota menor a 12 metros de eslora. “Este refuerzo nos permitirá tener presencia en terreno 24/7, focalizado en aquellos puntos de desembarque que sabemos son más complejos”, agregó.

Troncoso añadió que “en esta temporada esperamos que el 100% de las embarcaciones declare sus operaciones por el sistema Trazabilidad, una aplicación electrónica que nos permite contar con la información completa del movimiento de los recursos desde que son desembarcados hasta que llegan al mercado nacional o internacional. Por eso llamamos a los armadores a entregar información fidedigna, y ser responsables con el cuidado de los recursos y la sustentabilidad de su actividad”.

La cuota global de sardina para las regiones Biobío y Ñuble es de 180.578 toneladas para 2018 mientras que la de anchoveta es de 29 mil 929 toneladas.

Cargando más noticias...