Cerrar Publicidad (10s)

A partir del 1 de noviembre de este año, el Banco Central dejará de fabricar monedas de uno y cinco pesos, cumpliéndose el plazo que hace un año estableció la Ley 20.956 del Ministerio de Hacienda (Ley de Productividad).

Cabe sostener que pese a que se dejarán de fabricar, no significa que las monedas de uno y cinco pesos desaparecerán de inmediato o que perderán su valor. Desde el Banco Central aseguran que no hay un plazo para que las monedas dejen de circular.

De esta forma, si bien no saldrán nuevas monedas, las que ya existen podrán seguir circulando y siendo transadas en el mercado, disminuyendo paulatinamente.



¿QUÉ PASARÁ CON LOS VUELTOS?

En noviembre próximo, habrán más novedades en materia monetaria, esto puesto que la misma normativa estableció que esa misma fecha entrará en vigencia la obligación de redondear los pagos en efectivos en todas las cuentas que terminen entre el rango de uno y nueve pesos.

El Banco Central explicó que los pagos finales entre uno y cinco pesos se redondearán hacia abajo y los de entre seis y nueve pesos se deberán aproximar hacia arriba.

Cabe señalar que este sistema solo se regirá para pagos en efectivo y no en transacciones con tarjetas, cheques o transferencias electrónicas.

Desde el Banco Central explican que la medida se tomó basado en varios estudios que demostraban el escaso uso y valoración de las monedas, sumado con el alto costo de producción que tienen.

El Presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, explicó que "abolir las monedas de uno y cinco pesos era algo que debíamos resolver como país", y agregó que el "procedimiento para terminar con el vuelto de las monedas de uno y cinco pesos en algunos casos beneficia a unos, al mismo tiempo que perjudica a otros".

Etiquetas:
Cargando más noticias...