La historia ocurrió en la Región del Biobío y podría ser digna de una película. Un hombre llamó en varias ocasiones a su esposa, la cual no contestó, un hecho que llamó la atención del sujeto.

Tras pasar las horas la mujer se comunicó con su marido y le dijo que estaba secuestrada, su esposo asustado, acudió hasta Carabineros para denunciar el hecho.

Para liberarla necesitaba 300 mil pesos, pero tras varias horas e incluso Carabineros pedir refuerzos al OS9, la mujer dijo que la liberarían en el cruce norte de Los Ángeles.

Una vez allí y llegar una hora tarde de hecho, la mujer fue liberada, pero Carabineros detuvo al “captor”, lo que hizo que la historia del secuestro cambiara del cielo a la tierra.

La mujer confesó que todo era mentira y que en las últimas 12 horas había estado en un motel con el “captor” a quien había conocido sólo días antes por Facebook.

Todos quedaron libres, pero citados a declarar a la fiscalía de Los Ángeles.