Esta es la historia de Karen, quien antes era un hombre de 50 años con hijos y trabajaba como maestro, pero siempre sintió que vivía en el cuerpo equivocado, por lo que inició su transición para ser mujer y sentirse cómoda consigo misma.

Aunque nació hombre y ahora vive como mujer no se considera trans, porque su meta principal es ser un caballo.

El documental Ser un caballo [Etre Cheval], del director francés Jérôme Clément-Wilz, narra la historia de Karen, quien está dispuesta a hacer todo para cumplir su propósito.

De acuerdo al tráiler del documental, ella practica el Pony-play, un juego de rol donde la entrenan como si fuera un caballo. Vestida con un traje de cuero y calzado que simula pezuñas, ella es tratada como un equino más.

Ella planea vivir como los caballos, asegura que desde que tenía siete años anhelaba ser este animal.

Karen solicita al Estado que se haga cargo del proceso y de los gastos del cambio de género hacia la transespecie, (aquellas personas que se consideran atrapados en el cuerpo humano).

En caso de que el Estado no acepte, esta particular mujer planea ir a los Tribunales por sentirse discriminada frente a los tratamientos hormonales de cambio de sexo, los que por cierto ya cubre la Seguridad Social.

Revisa aquí el tráiler del documental: