Contexto

Un hombre de 68 años ingresó a un hospital de la ciudad inglesa de Salford, producto de un accidente de tránsito y falleció debido a una grave negligencia médica.

Pese a que William Hannah perdió la vida en septiembre de 2017, sólo en las últimas horas salieron a la luz los detalles de la investigación: Le limpiaron los pulmones con detergente.

Según el informe de las autoridades inglesas, el adulto mayor ingresó al Salford Royal Hospital tras ser atropellado por un automóvil y los doctores se percataron que había sufrido fracturas y un daño cerebral.

Producto de la gravedad de sus lesiones los médicos decidieron derivarlo a la unidad de cuidados intensivos, pero al tener compromiso en sus pulmones, especialistas solicitaron una broncoscopia.

Una enfermera fue encargada de preparar al hombre y limpiara sus pulmones con una solución salina, pero un error llevó a la muerte del paciente.

El etiquetado en las botellas de solución salina y detergente -que habrían presentado fallas- y la distracción de la mujer, hicieron que la especialista los confundiera utilizando la sustancia química, tóxica para los seres humanos, causando una sepsis que derivó en un colapso cardiovascular, y finalmente la muerte de William Hannah.