Este martes 27 de noviembre, Nickelodeon anunció la muerte de uno de los creativos que más le ha dado al canal de programas animados: Stephen Hillenburg. El creador de Bob Esponja y guionista de La Vida Moderna de Rocko falleció a los 57 años de edad, víctima de una esclerosis lateral amiotrófica.

La enfermedad se le diagnosticó el año pasado al animador y biólogo marino, la cual ataca directamente a las células nerviosas del cerebro y la medula espinal. Ha sido una causante de muerte para miles alrededor del mundo, no se conoce su causa y no existe una cura para ella. Tiempo atrás, Hillenburg le declaró a la revista Variety que continuará trabajando en el programa y en sus otras pasiones mientras pudiera y así se fue, como productor ejecutivo del programa de televisión que le trajo felicidad a millones de niños alrededor del mundo.

Hillenburg nació en un hogar acomodado el 21 de agosto de 1961 en la ciudad de Oklahoma, Estados Unidos. Desde niño se vio muy interesado en el mundo animal, pasando horas frente a la pantalla de televisión viendo los documentales de Jacques-Yves Cousteau, quien terminó colaborando como invitado especial en un par de ocasiones para Bob Esponja. Es por ello que estudió Recursos Naturales en la Universidad Humboldt State en 1984, especializándose en los recursos marinos.

Fue profesor de biología marítima durante años, enseñando a jóvenes e infantes sobre su pasión, entonces descubrió su intención de retomar su segunda pasión: el mundo de la animación. Tras años de dedicarse a la biología, decidió ingresar a una especialización en animación por parte del Instituto de California de las Artes, lugar en donde realizó varios cortometrajes y en donde conoció a Joe Murray, creador de La Vida Moderna de Rocko, que fungió como su maestro y principal fuente de conexiones profesionales.

Al concluir la serie en 1996, Hillenburg, habiendo concebido ya una nueva idea de trabajo de animación, basándose en los personajes que dibujó para un cómic del Instituto de California de las Artes sobre las piscinas de roca naturales que labra el mar, y su fauna, en 1989, se centró en la preparación de la serie de Bob Esponja. Misma que fue un éxito internacional.

Su principal objetivo era enseñar las cualidades naturales del fondo del océano a los niños de todo el mundo, en un programa irónico y divertido para que los mismos se interesaran en su conservación. El personaje fue la cara de cientos de movimientos, instituciones y protestas a favor de la vida marítima.

Es por ello que hoy no sólo muere uno de los animadores más famosos y exitosos de la historia, también muere una persona que contó con un gran propósito, mismo que logró llevar a cabo de una forma muy creativa.