Primero fue el fin de las bolsas plásticas en las comunas costeras de Chile, luego llegó la campaña #ChaoBombillas, para sensibilizar sobre el uso de bombillas de plástico en nuestros país. Hoy una iniciativa exclusivamente del Biobío es furor en la bohemia penquista. La administradora de un restobar de Concepción reemplazó las dañinas “pajitas” por una colorida bombilla comestible.

Cecilia Bennett, dueña del local “Verde Secreto“, es quien tras el auge de las campañas para el cuidado ambiental, decidió buscar una idea innovadora para eliminar las bombillas plásticas que ofrecían a sus clientes. “Estudié varias opciones, como utilizar alguna de acero inoxidable, vidrio o bambú, para que los clientes anduvieran con ella, pero consideré que la idea no era práctica e higiénica. Por lo que salí del país a buscar opciones. Me asocié con un emprendedor extranjero y surgió el proyecto de las bombillas comestibles“, detalló a sabes.cl.

Esta emprendedora, amante de los animales y del medioambiente explicó que el producto está elaborado a partir de azúcar flor y gelatina, que tiene una duración de 40 minutos para ser utilizada con tranquilidad y puede ser consumida después o durante ese tiempo. “Tenemos opciones con sabores a canela, chocolate, lima, limón y frutillas, son parte de la carta y acompañan muy bien nuestros cócteles”.

En #VerdeSecreto usamos #bombillascomestibles 🙌 #nomasbombillasplasticas

Una publicación compartida por Verde Secreto (@verde_secreto) el

Cabe destacar que la bombilla no tiene un precio extra y lleva tres semanas como parte del menú del local, donde los clientes pueden recibirla junto a sus bebestibles. Precisamente los comensales evaluaron positivamente la iniciativa del restobar, el que ya había eliminado anteriormente las bolsas plásticas y pretende incluir en un futuro, una opción vegana para ofrecer a sus clientes.

www.sabes.cl