Las extensas jornadas laborales, más de 5 mil licencias psiquiátricas, además de falta de financiamiento y un servicio poco moderno en tecnología, son las razones por las que los funcionarios de la Corporación de Asistencia Judicial (CAJ) del Biobío concretaron una paralización de advertencia.

Una de las mayores preocupaciones para el gremio, es la falta de financiamiento para la creación de una directiva en la nueva región de Ñuble, porque eso significa que los trabajadores deben velar por las necesidades de las 21 nuevas comunas, expresó el presidente de la Asociación de Funcionarios de la CAJ, Marcelo Inostroza.

“Si bien este paro es de advertencia, de no haber respuesta seria del Gobierno a nuestras demandas, el movimiento se radicalizará, extendiéndose a todas las regiones. Contamos para ello con el apoyo de nuestra Federación, la que reúne a los 7 gremios de las 4 Corporaciones de Asistencia Judicial del país“, dijo Inostroza.

Pese a la paralización, que se extenderá por 48 horas -miércoles y jueves-, los funcionarios mantienen turnos éticos. Del mismo modo, el dirigente enfatizó en que se reunirán con el Seremi de Justicia, Sergio Vallejos, instancia en la que plantearán sus demandas.

Cabe consignar que la Corporación atiende a personas que no cuentan con los recursos económicos para pagar una asesoría judicial, de casos que se realcionan en su mayoría a los Tribunales de Familia y Laborales.