Foto @gallardoelgus

Fueron horas de angustia para César Soto, un joven estudiante de la Universidad de Concepción quien fue multado por un inspector municipal tras ser sorprendido comiendo un completo, el que había comprado en un carrito fuera de la casa de estudios penquista, el cual no estaba establecido a pesar de llevar más de dos años en el lugar.

Sorpresa e indignación causó lo sucedido, hechos que César hizo público a través de su cuenta de Twitter. La situación no es para menos debido a que la multa podría llegar a los 227 mil pesos por comprar en el comercio no establecido en Concepción, así al menos lo dictamina una ordenanza municipal del 2007 y que empezó a funcionar desde 2016 en la ciudad.

César llegó hasta el Juzgado de Policía Local donde declaró lo ocurrido y el 29 de octubre deberá volver para que se determine cuanto tendrá que pagar como multa. No todo ha sido negativo eso sí para el joven universitario debido a que tras los minutos amargos que vivió recibió una tremenda noticia, la cadena de comida rápida Doggis le regaló un año de completos gratis a César Soto para que no tenga que volver a comprar en la calle.

Un tremendo regalo que se suma además a la solidaridad de sus compañeros debido a que están organizando una completada bailable para poder pagar la multa que tendrá que cancelar César Soto. “Dado que tengo aproximadamente dos semanas antes de venir lo más probable que uno de estos fines de semana podamos hacer algo para recaudar fondos y juntar un poco de la plata en este caso de la deuda en el caso de que sea aplicada”, sostuvo el joven universitario.

Cabe destacar que aún no se define el monto que debe pagar, el que dependiendo de las pruebas presentadas podría quedar en 0 pesos, algo que determinara el Juzgado de Policía Local de Concepción el 29 de octubre.