Jessica Padgett y Kendall James esperaban el gran día de sus vidas, pero un trágico accidente cambió los planes. Iban a contraer matrimonio el 29 de septiembre, pero meses antes de la boda Kendall murió al ser chocado por un vehículo.

Pese a que el accidente ocurrió en noviembre de 2017, Jessica quiso seguir adelante con el plan de vida y realizó un simbólico matrimonio ante la tumba de Kendall.

Ese día Jessica siguió todo el protocolo de una boda al igual que sus familiares e invitados, pero su rostro no era de felicidad sino que de profunda tristeza.

Las damas de honor asistieron a Jessica y le ayudaron con los preparativos del matrimonio. Los padrinos de la boda realizaron los discursos correspondientes, brindaron y al final del día lanzaron globos al aire en memoria de Kendall.

Jessica usó el mismo vestido de novia que iba a lucir en su boda y llevaba el mismo ramo de flores que quería ocupar para aquel especial día.