Cuando se toma la decisión de sacrificarlos, muchos no resisten acompañar a su mascota cuando son inyectados, sin embargo, un comentario que hizo una usuaria Twitter, podría cambiar esto. Jessi Dietrich le preguntó a un veterinario cuál era la parte más difícil de su trabajo.

La respuesta simplemente le rompió el corazón

“Dijo que cuando tenía que sacrificar un animal, el 90% de los propietarios no quería estar en la habitación cuando los inyectaba, por lo que en los últimos momentos de la mascota suelen buscar frenéticamente con la mirada a sus dueños y eso me rompió”, recordó Dietrich.


La mayoría de las personas prefiere no estar presente al momento de la eutanasia, por la pena les podría ocasionar, pero no sabe que su mascota realmente las necesita a su lado.

Asi mismo la clínica veterinaria Hillcrestde Sudáfrica, publicó en Facebook un mensaje muy emotivo en el que invitaba a los dueños de mascotas a acompañarlos hasta el final.

“Cuando eres dueño de una mascota, es inevitable -la mayoría de las veces- que ellas mueran antes que tu. Cuando tengas que llevar a tu mascota al veterinario, para que tenga un final humano y sin dolor, quiero que todos sepan algo… Has sido el centro de su mundo TODA SU VIDA. Quizás él ha sido solo una parte de la suya, pero todo lo que conoce es a usted como su familia”, se lee en la publicación.

Y el texto prosigue “Para nosotros, como humanos, es devastador perderlos pero, por favor, le ruego que NO LOS DEJE. No deje que transiten de la vida a la muerte en un cuarto con extraños, en un lugar que no les gusta. Lo que tienen que saber es que ELLOS LO BUSCAN CUANDO USTED LOS DEJA”.

Ellos buscan en cada rostro la persona que aman. No entienden por qué los dejó cuando estaban enfermos, asustados, viejos o muriendo de cáncer, y necesitan su consuelo. No sea cobarde, porque piensa que es demasiado para usted. Imagine cómo se sienten cuando los deja en su momento más vulnerable y gente como yo (el veterinario) trata de hacer lo mejor que puede para consolarlos, hacerlos sentir menos asustados y explicarles por qué no pudo (su dueño) quedarse”.