La Armada confirmó que antes de este fin de semana serán retiradas las 100 toneladas de salmones muertos desde el interior del barco Seikongen. La nave se encuentra desde el 15 de agosto fondeada frente a Puerto Montt.

Los residuos, se explicó, serán tratados y finalmente derivados al vertedero industrial Ecoprial, en la localidad de Curaco, comuna de Osorno.

De esa manera se descarta totalmente la posibilidad de que dichos elementos lleguen a Talcahuano y luego al centro de tratamiento de Copiulemu.

El alcalde de Talcahuano, Henry Campos, destacó que “esto demuestra que nosotros teníamos la razón, y seguiremos trabajando para proteger la vida y la salud de las personas, dejando de lado la idea de Talcahuano como una zona de sacrificio”.