El prevencionista de riesgos del Sanatorio Alemán de Concepción, Patricio Canales, quien se hizo conocido a través de un video difundido en redes sociales en el que se le vio llamando a los trabajadores regresar al recinto antes de la explosión, entregó una declaración a la Policía de Investigaciones, el día 21 de abril del presente año.

La Tercera publicó parte de la declaración a la que dicho medio tuvo acceso, en donde se indicó, sobre los hechos que causaron el fallecimiento de tres personas y las lesiones ocasionadas a otros 46 trabajadores y pacientes, que “todos los días viernes envío un correo electrónico a la subgerencia de Operaciones de la clínica, con la finalidad de que me informen los trabajos que se realizarán el fin de semana, a objeto de concurrir y supervisar que estos sean desarrollados por funcionarios propios del sanatorio como por contratistas, puesto que los realizados en la semana los veo día a día”.

De acuerdo a la declaración del profesional, un día antes de la tragedia envió un correo al subgerente de Operaciones con el detalle de las cinco empresas externas que trabajaban en el lugar, entre ellas Ricardo Araneda, para la construcción de una rampa de acceso la torre del Centro de Diagnóstico. Además agregó un documento interno, llamado AST hecho por las empresas a cargo de las labores, en donde describen medidas preventivas.

“Una vez que este documento se confecciona, es firmado por el personal de operaciones con quien realizo el contrato y es firmado finalmente por el departamento de Prevención de Riesgos, que puedo ser yo o un colega. En específico de este caso no recuerdo si fui yo, ya que firmo alrededor de 30 AST a la semana”, añadió el prevencionista en la declaración publicada por el citado medio.

Agregó que “en relación a las características físicas del lugar donde se realiza este trabajo, estas son dadas a conocer por (la sección de) operaciones, que es el mandante con la empresa contratista, por lo que ignoro qué tipo de construcción especifica existía ahí y si por ella pasaban cañerías de gas”.

Explicó que a las 9,36 recibió un llamado que lo alertó sobre una rotura de cañería, “ignorando si se trataba de gas o aire” y que ya se había evacuado a las personas a la zona de seguridad. La declaración publicada por La Tercera afirma que el prevencionista de riesgos habría consultado a personal de la empresa proveedora de gas y que ante la respuesta, no le pidió al funcionario que hiciera una medición, antes de comunicar a los trabajadores del Sanatorio Alemán el reingreso a las instalaciones.

Cabe consignar que actualmente existen querellas por cuasidelito de homicidio por parte de los familiares víctimas, las cuales buscan encontrar las responsabilidades tras la tragedia registrada en el centro asistencial.