El primer caso público de un abuso y violación de un menor por parte de un sacerdote de Concepción y dado a conocer en exclusiva por Sabes.cl ha generado diversas reacciones y comentarios. Información que se suma además a otros datos entregados por nuestro medio de comunicación sobre un grupo de sacerdotes que integrarían una denominada “Mafia Rosa”, un término conocido por laicos de la ciudad.

Tras los antecedentes, la Iglesia Católica a través de un comunicado e incluso la Universidad Católica de la Santísima Concepción se refirieron a la denuncia y sobre la investigación que se lleva acabo. Acá te dejamos ambos anuncios:

¿Donde esta el arzobispo Fernando Chomalí?

Pero tras la publicación, el arzobispo de Concepción Fernando Chomalí no ha aparecido públicamente hasta ahora, no estuvo en la misa del domingo en la catedral penquista, ni tampoco este lunes en la celebración que se realiza de la Virgen del Carmen en la Parroquia San Agustín.

Hasta ahora lo que sabemos es que este martes en la tarde se reunirán los laicos de Concepción con el arzobispo para ver la crisis que vive la iglesia y como se enfrentará esta situación. Tras la misa de este lunes el párroco de San Agustín se refirió a los problemas que enfrente la institución.

“En medio de esta crisis que estamos viviendo como iglesia, vemos que la religiosidad popular no está en crisis, podemos decir que quizás la institución esta pasando ciertamente por momentos difícil, complicados, por cuestionamientos serios, sin embargo la fe y devoción del pueblo de Dios se sigue manifestando de forma fuerte y clara”, señaló el padre Yuliano Viveros.

Consultado por el caso que hoy tiene cuestionada a la Iglesia en Concepción, el sacerdote sostuvo que no le compete a el opinar o establecer juicios de ningún tipo porque hay una investigación en curso por lo que se han informado por parte de lo que ha dicho el arzobispado.

Aún así se le consultó ¿Como cree que debe enfrentar la Iglesia esta situación?.

“Yo creo que la Iglesia debe colaborar con la justicia sea como sea, primero poniéndose por parte de las víctimas, creando espacios también de seguridad para nuestros niños, pero por sobretodo estableciendo canales de comunicación, tratando de buscar la justicia, la verdad, como sea por supuesto y tratando de buscar los caminos necesarios para poder reparar de alguna manera el dolor, el dolor de tantas personas que se han visto afectadas como víctimas de estos sucesos tan dolorosos para todos”, manifestó el párroco de San Agustín en Concepción, Yuliano Viveros.