Foto: Agencia Gradual

En el marco de la investigación periodística desarrollada por Sabes.cl tras la publicación de una denuncia por un presunto caso de abuso y violación por parte de un sacerdote en la capital penquista hacia un seminarista de 14 años, este medio obtuvo nuevos antecedentes que darían cuenta de la existencia de un grupo al interior de la Iglesia en Concepción, conocido como la “Mafia Rosa”.

Para lobby y escalar”
De acuerdo a la información entregada por fuentes ligadas dicha institución, el término “Mafia Rosa” surge de sacerdotes díscolos al arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomali. Por otro lado, fuentes al interior de la red de laicos penquistas, confirmaron estar en conocimiento de dicho apelativo, indicando que es “como lobby gay, grupos que ejercen presión”. Se añadió que “se habla de mafia por cómo conspiran. Son grupos de poder para escalar. Hay curas elite y curas pobres de poblaciones, unos son catedráticos y otros simplemente pastores”.

Cabe consignar que, a través de Sabes.cl los laicos en Concepción realizaron un desafiante mensaje tras la denuncia de abuso y violación escrita por el padre de la presunta víctima.

Recursos y fiestas
Según una fuente muy confiable de Sabes.cl y que en algún momento también se habría visto amedrentada por esta “agrupación”, el término “Mafia Rosa” se refiere a “una mafia homosexual la cual componen distintos sacerdotes de Concepción, incluyendo a Enríquez, además de otros dos curas conocidos de la arquidiócesis”.

Se añadió que “esta agrupación encubre los abusos y también buscan obtener altos cargos en la misma Iglesia, lo que conlleva mayor cantidad de recursos, con ello además se han logrado arrendar departamentos para la realización de fiestas”.

Confirman investigación por presunto abuso
Cabe recordar que tras el caso de denuncia, dado a conocer por este medio el Arzobispado de Concepción, a través de un comunicado público, confirmó que en 2009 se recibió una denuncia hacia el pbro. Hernán Enríquez Rosas en abril de 2009, con el mismo contenido que la carta publicada por Sabes.cl

Del mismo modo, la Iglesia en Concepción agregó que en 2011 el arzobispo de Concepción tomó conocimiento de la misma carta y afirmó que se tomó contacto con el denunciante para que siguiera con los conductos regulares, sin que ello ocurriera. Se agregó que el arzobispo, siguiendo el protocolo de prevención de abusos sexuales de la Conferencia Episcopal, mantiene una investigación previa en curso.