Las grandes y conocidas cadenas farmacéuticas como Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand son dueños del 90% del mercado, las farmacias independientes en tanto, tienen precios muchos más asequibles que sus grandes competidores, incluso hasta un 48% más económicos.

Por ejemplo, el paracetamol en gotas cuesta promedio en los laboratorios unos $4.000 y en las grandes cadenas pagamos hasta $11.500. Lo mismo sucede con la fluoxetina, un antidepresivo que por los laboratorios venden a $380  y que las principales cadenas, lo venden aproximadamente a unos $1.300.

Los laboratorios revelan la verdad:

Prolmed, la Asociación de Productores Locales de Medicamentos, conformada por laboratorios Andrómaco, Bagó y Laboratorio Chile, denuncia que las grandes cadena de farmacias comercializan hasta tres veces más caros los medicamentos, respecto del precio de lista.

Sin embargo, las farmacias locales o de barrio, que son más pequeñas, ofrecen valores mucho más bajo. Por ejemplo, la ciclobenzaprina, un relajante muscular, cuyo precio promedio de venta en las grandes farnacias es de $13.176, se consigue por los $6.850 en farmacias independientes, un 48% más barato, considerando que a todos esos locales (grandes o pequeños), los laboratorios venden el medicamento a un promedio de $5.685.

De las casi 3 mil farmacias que existen a los largo de Chile, la mitad de ellas pertenece a estas tres grandes compañías y el resto son independientes, la que sólo concentran el 10% del mercado de medicamentos.