A los 41 años de edad, un científico chileno se ha convertido en uno de los referentes a nivel mundial en la lucha contra el cáncer.

Se trata de Julio César Cárdenas, oriundo de Conchalí, hijo de padres sin educación media, pero que en la actualidad ha logrado resultados impresionantes en la investigación para acabar con este mal, según se dio a conocer en un reportaje publicado el fin de semana en la revista El Sábado de El Mercurio.

Actualmente, Cárdenas, que vio morir a su padre por un cáncer gástrico, tiene a su equipo trabajando en laboratorios de la Universidad de California en Estados Unidos y en la Universidad de Chile.

Esto luego de que en 2016 publicara en la revista Cell Reports resultados de su tratamiento experimental, con el cual había logrado reducir hasta en un 70% los tumores humanos de cáncer de mama y próstata, implantados en ratones sin sistema inmune. Los antecedentes dieron la vuelta al mundo.

Según explicó, su trabajo está basado en el hallazgo, entre las nueve mil especies de esponjas marinas que existen en los océanos, una que secretaba una toxina para defenderse y que contiene una molécula capaz de arrasar con los tumores cancerígenos. Su idea, en palabras simples, busca reducir o bloquear la energía que necesita el cáncer para expandirse.

El científico recordó sus primeras pruebas: “Los científicos torelamos mucho el fracaso, porque siempre creemos que le vamos a dar el palo al gato y casi nunca pasa nada. Pero esa mañana abrí la incubadora, vi que las celulas de cáncer estaban destruidas y las normales bien, y pensé de inmediato: Esto es algo importante. Sólo las de cáncer morían. Lo que significa que era algo selectivo, porque si tú le tiras cloro a las células tumorales se mueren, pero las células normales también. Todas mueren”.

Para probar su tratamiento en humanos aún falta de 5 a 10 años. “Nosotros pensamos que con esta herramienta podríamos curar el cáncer, pero no quiero crear falsas ilusiones. Aunque en lo íntimo, es lo que buscamos y creemos que podemos hacerlo. Hasta ahora sentimos que estamos ahí, en el pelea, en el camino correcto”, sentenció.